ColumnistasInternacionalesNacionales
Destacados

EL ESEQUIBO: Qué hará Venezuela después de la Corte Internacional

El Esequibo: Qué hará Venezuela después de la Corte Internacional

 ***¿Habrá vida después de la decisión de la CIJ? ¿Qué se hará después? Es el gran dilema de la política exterior en el siglo XXI.

gerson revanalesPor GERSON REVANALES

Venezuela, se encuentra en una de las situaciones más comprometedoras de su historia diplomática, tan o peor a lo que fueron el Tratado de Arbitraje de Washington de 1897, el proceso arbitral de Paris de 1899 o el bloqueo naval de nuestras costas por las potencias europeas, y el control de las aduanas en 1902, para el cobro compulsivo de deudas existentes. En esta oportunidad está en juego además de nuestra integridad territorial sobre la justa reclamación de los 159.500 km2; nuestra soberanía, y su perdida representa una amenaza para la seguridad nacional. Una decisión en contrario empoderaría a Guyana y por ende a Trinidad y Tobago en lo que se circunscribe a una nueva delimitación de las áreas marinas y sub marinas y la salida abierta al Atlántico y el escenario frente a Barbados en algunas áreas de solapamiento en la zona económica exclusiva producto del tratado de cooperación entre Guyana y Barbados en el 2003; así como daría pie a Colombia para acudir en algún momento ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) por la cuestión del golfo, algo que ya asomo el coronel Londoño.

Los llamados” “polítical designer” y quienes se encuentren entre los decision-making power “, sea cual sea la decisión de la Corte, tienen que estar preparados para responder ante el país debido a que la responsabilidad por constitución, la tiene el Presidente de la Republica. En este caso, (por ahora), el Sr Nicolás Maduro Moros será el responsable ante la historia si se pierde el Esequibo por su laxa defensa. La triste afirmación del ex presidente Chávez que la reclamación es una secuela de los gobiernos de Acción Democrática fue una clara manipulación de la historia patria de las relaciones internacionales.

La pretendida demanda incoada por la ex colonia inglesa de Guyana ante la (C.I.J), a raíz de la remisión inconsulta y arbitraria que realizo el Sec General de la ONU por recomendación de su antecesor Ban Ki Moon, de la reclamación venezolana, requiere en prima fase que la (C.I.J) determine si tiene jurisdicción, debido a que Venezuela en ningún momento o circunstancia ha reconocido la jurisdicción de este alto tribunal

En un primer ejercicio si la Corte decide que no tiene jurisdicción, será un triunfo de todos los que siempre han defendido esta tesis; en particular de las organizaciones de la Sociedad Civil, como MI Mapa; las Academias; Universidades; y la Comisión Mixta para la Defensa del Esequibo y la Fachada Atlántica de la Asamblea Nacional quienes dieron la batalla hasta lograr que régimen en contravención a los deseos de Cuba, entendió que la integridad de Venezuela era primero y reconoció que la histórica tesis de la no jurisdicción de la C.I.J era la correcta. Este triunfo sin lugar a dudas representa un tras pies en las aspiraciones de Guyana, para sus asesores, Cuba, el CARICOM, sin olvidar a las concesionarias quienes se aprovecharon para incursionar en una zona en desafiante contravención al Acuerdo de Ginebra. (ART V).

Bajo este escenario, la Corte deberá regresar el caso al Sec General Guterres, quien a partir del Acuerdo de Ginebra (ART 4), como hoja de ruta, tendrá que reiniciar un proceso de conversaciones y negociación para la búsqueda de una solución satisfactoria a través de los mecanismos políticos y diplomáticos contenidos en el art 33 de la Carta de la ONU.

El segundo escenario complica la situación ya q si la corte considera tiene jurisdicción se dará inicio al juicio donde el gobierno deberá decidir:

  1. A) Si se desconoce la decisión, considerando que la tesis sostenida hasta el momento es el de no reconocer la jurisdicción. Esta posición tendría sus respectivas consecuencias positivas y negativas. Entre estas últimas, Venezuela podrá seguir desconociendo la decisión de la Corte y declararla nula e irrita, sin embargo, esta contara con el reconocimiento de una gran mayoría de los países que integran la ONU y del Consejo de Seguridad, lo cual deja al país con muy poco margen de acción.
  2. B) Un cambio en la posición, y se acepta ir a la Corte a defender el caso, igualmente   tendrá sus respectivos pro y contra; dentro de las fortalezas se cuenta con un excelente equipo jurídico y la oportunidad de ser resarcidos por el despojo de que fuimos víctima, la amenaza existente es la presión de las concesionarias sobre la Corte y la gran debilidad la poca voluntad del régimen en la defensa integral de las fronteras

Ambos escenarios deberán ser analizados amplia y profundamente no solo por el gobierno sino por el país nacional ya que nuestra integridad territorial, soberanía y seguridad nacional está en juego.

Tags
Mostrar más

J. Gerson Revanales M

Balcón del Ciudadano. Internacionalista. Post Doctorado RR.II Embajador de Carrera por concurso

Artículos relacionados

Close
Close