Sin categoría
Destacados

RAMON GUILLERMO AVELEDO: La fuerza de la libertad

La fuerza de la libertad

Ciudadano Libre – RAMON GUILLERMO AVELEDO

“Un Gobierno Republicano ha sido, es y debe ser el de Venezuela; sus bases deben ser la Soberanía del Pueblo; la división de los Poderes, la libertad civil, la proscripción de la esclavitud, la abolición de la monarquía y los privilegios.”

Lo dijo Bolívar en Angostura, Arturo Uslar Pietri relata en el lugar de la sesión en el mismo viejo caserón de la ciudad que ahora lleva su nombre, que “se alzó en esta sala, con resonancia de eternidad…” la voz aquel hombre que “Había luchado mucho, porfiado mucho, ambicionado mucho”. No se trata de invocar al héroe nacional cuyos méritos grandes reconozco y admiro, pero cuyo culto no profeso.

¿Por qué  entonces se los cuento ahora si pasan dos siglos de aquel Congreso y cincuenta y un años del discurso del parlamentario Uslar? Porque el escritor fue tres veces senador, ministro, embajador y candidato presidencial. Les explico.

Ordenando libros volví a encontrarme con el folleto, ya amarillento, publicado por el Senado de la República con motivo del 150º aniversario del Congreso de Angostura que dictó la Constitución de 1819. La sesión es en enero de 1969. En diciembre hubo una elección que ganó Rafael Caldera, candidato opositor, tomaría posesión en marzo. Uslar es Senador de un partido minoritario, parte de un frente que presentando una alternativa al partido en el poder, ha perdido los comicios. Detrás del orador, en el presídium, está Raúl Leoni Presidente de la República, a su lado los presidentes del Senado Armando Vegas y de Diputados César Rondón Lovera, independientes los dos, ninguno afín a la política gubernamental. Meses antes el gobierno había impugnado ante la Corte Suprema de Justicia la validez de la  directiva del Senado. Significaba el control del parlamento por la oposición. Y allí estaban, en palpable demostración de normalidad republicana.

“Bolívar sabe, lo ha sabido en todo momento –dice Uslar- que la guerra no puede ganarse solamente con las armas. No habrá espíritu, legitimidad, ni destino histórico en el puro hecho material de una victoria armada” y sigue hablando en el calorón de aquella mañana guayanesa, a pasos del poderoso río, hay principios irrenunciables, “Venezuela va a ser una república democrática, y el Estado no deberá depender de un hombre”.

En el Correo del Orinoco, fundado el año anterior, bajo el lema “Somos libres, escribimos en un país libre”, colaboran Juan Germán Roscio, cabeza jurídica e histórica; Francisco Antonio Zea, al día en las ideas nuevas e intelectuales humanistas con conciencia política como José Luis Ramos, Fenando Peñalver, Manuel Palacios Fajardo, “aquel puñado de hombres representan un poder intelectual y moral incontrastable”, se escucha al orador.

La República, conjugación de sueños, ideales y reclamo de realismo. En el camino al triunfo de la libertad se opondrán “obstáculos aterradores”. Venezuela deberá ser “…una sociedad de ley y de derecho tan respetable por su moral, su sabiduría y sus instituciones como por su voluntad de combatir”.

“En el gesto de subordinación de la espada combatiente a la ley y de sumisión de la fuerza al Congreso está la lección y el símbolo fundamental…” Angostura, registra Uslar. Y en esa sesión sesquicentenaria  que reúne a todos, compañeros y adversarios hay el simbolismo de una democracia posible.

Un buen motivo para recordarlo, es que esas fechas, esos nombres, esos símbolos, solían unirnos en nuestra diversidad, alimentar nuestra conciencia de que Venezuela es una. Buena falta nos hace.

Tags
Mostrar más

Ramón Guillermo Aveledo

Ciudadano libre. Abogado, político, profesor e intelectual venezolano. Miembro y dirigente del partido COPEI. Exsecretario general de la Mesa de la Unidad Democrática. Coordinador Internacional de la MUD.

Artículos relacionados

Close
Close