Internacionales
Destacados

Bonos PDVSA 2020: Citgo a salvo con Trump y con Biden

Citgo a salvo con Trump y con Biden

francisco poleo

Por FRANCISCO POLEO

Revés para Venezuela en las cortes de Estados Unidos. Una jueza de Nueva York dictaminó este viernes que los bonos 2020 de PDVSA son “válidos y exigibles”. Sin embargo, Citgo sigue a salvo.

Esta sentencia judicial significa que, si PDVSA no paga a los acreedores de ese título de deuda, puede perder la mitad de Citgo, el activo que el régimen de Nicolás Maduro usó como colateral para renegociar los bonos de la petrolera cuyo vencimiento era en 2017. Estos bonos fueron cambiados por otros al 2020. Sin embargo, en 2016, la Asamblea Nacional, entonces encabezada por Henry Ramos, declaró improcedente este negocio. Esa es la base del argumento del gobierno interino de Juan Guaidó para demandar en tribunales de EE.UU. la nulidad de la operación.

Citgo es una de las más importantes red de gasolineras en la costa este de EE.UU., además de operador de refinerías. Esta empresa fue hipotecada totalmente por Maduro. El 51.1% fue ofrecido como colateral de los PDVSA 2020 y el otro 49.9% a la petrolera rusa Rosneft. Esta última operación fue denunciada por El Nuevo País en 2016 y la directiva del periódico terminó demandada  en tribunales por orden televisada del propio Maduro, aunque luego los hechos probaron como cierta la operación.

La protección de Citgo

Sin embargo, los acreedores de PDVSA no podrán ponerle la mano a Citgo tan fácilmente. Bajo el paraguas de las sanciones al régimen de Maduro, el gobierno de Donald Trump ha protegido el activo venezolano. Esto es una política bipartidista, ave rara en el crispado panorama político estadounidense. Consultamos al respecto a Leopoldo Martínez, miembro del comité nacional del Partido Demócrata y del equipo de campaña de Joe Biden. El dirigente venezolano-americano asegura a El Nuevo País que la protección de Citgo es de autoría del Partido Demócrata y fue recogida en la Ley Verdad, auspiciada por Debbie Wasserman-Schultz (D) y Mario Díaz-Balart (R). Por lo tanto, Citgo permanecería a buen resguardo en una eventual administración de Biden.

A partir del 2019, Citgo, empresa que se rige por la legislación de EE.UU., quedó en control del gobierno interino de Guaidó al ser éste reconocido por Washington como el presidente legítimo de Venezuela.

El gobierno de Guaidó esgrime que la emisión de los bonos 2020 fue ilegal al no contar con la aprobación del parlamento venezolano. La tesis de los acreedores es que PDVSA es una empresa privada, así su dueño sea el Estado venezolano, y sus operaciones no requieren aprobación de la Asamblea Nacional. Esta posición es defendida por  algunos militantes de Primero Justicia, uno de los principales soportes políticos de la administración de Guaidó. La jueza estadounidense Katherine Polk Failla desestimó esta posición y consideró que “se ha producido un incumplimiento”.

El dictamen de la jueza Katherine Polk Failla causará resquemores en la coalición venezolana. Aunque prive la decisión de Guaidó como presidente (E), lo cierto es que hay una importante corriente de Primero Justicia que está a favor de la emisión de estos bonos. La situación se complica porque Julio Borges, coordinador nacional de este partido, es también el comisionado de Asuntos Exteriores de Guaidó. Públicamente, Borges respalda las decisiones del gobierno interino.

La tesis de que los bonos 2020 son válidos es respaldada también por economistas y banqueros venezolanos ligados a intereses financieros internacionales. Entre ellos, Francisco Rodríguez y Alejandro Grisanti, que se han movido intensamente desde Washington a Caracas, pasando por Nueva York, para defender su posición.

Una trama polémica

El periodista Rafael Poleo considera “inaceptable, por contraria al interés nacional venezolano, la actividad de Leopoldo Martínez y Francisco Rodríguez en el delicado tema de los bonos PDVSA 2020. El talento y la destreza en el tema financiero no autorizan la promoción de resultados dañinos a la patria martirizada”.

“Maduro tendrá un segundo aire financiero si el caso de los bonos PDVSA 2020 evoluciona como lo han venido gestionando Leopoldo Martínez y Francisco Rodríguez, pero lo más grave es que Venezuela perderá Citgo, lo único valioso que le queda después de la ruina de Venezuela”, considera el editor de El Nuevo País y Zeta.
En respuesta a esos mensajes de Poleo, publicados en su cuenta en Twitter, Martínez le dijo a este periódico que no está involucrado en esta trama. “Si de mí depende, o piden mi opinión al respecto, nunca se perderán los activos que no son de ningún gobierno sino de todos los venezolanos. Citgo debe ser protegida, sobre todo de los rusos, lo cual defendí en su momento en el Partido Demócrata (cuando fue hipotecada a Rosneft)”.
Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close