ColumnistasNacionales
Destacados

GERSON REVANALES: Tribunal británico decidirá sobre el oro venezolano

Tribunal británico decidirá sobre el oro venezolano

 ***El régimen, bajo la justicia, se juega en estos días tres decisiones trascendentales: Dos en tribunales internacionales (la CPI y la CIJ) y una en la Corte de apelaciones inglesas sobre la propiedad el oro.

Por J. GERSON REVANALES M.

Poca atención ha tenido el reciente fallo de la Corte de apelaciones de Inglaterra cuestionando la decisión de la división Comercial y de la Propiedad del Tribunal Superior de Gran Bretaña (DCPTSBG) del 2 de julio, la cual reconoció a Juan Guaidó como “presidente interino”.

La decisión original concedía a Guaidó el control de 30 toneladas de oro en reservas bajo custodia en el Banco de Inglaterra, equivalentes a más de mil millones de dólares. Ahora, tras la apelación, queda en suspenso ante una nueva revisión. La decisión original de la DCPTSBG se fundamentó en que Guaidó era reconocido desde 2019 por el gobierno británico, junto a 50 países más, lo cual significa que para estos países Guaidó es el jefe del gobierno interino y quien debería tener el control de estas reservas.

Independientemente de la nueva diplomacia virtual, por no calificarla de nueva ola o de quinta generación, trae a consideración la revisión de dos doctrinas dentro del Ius Gentium (derecho de gentes): “El Reconocimiento de Gobierno” y la de “Una sola voz”, que requieren a los órganos del Estado actuar de forma unificada en política exterior.

En la primera de las doctrinas, los argumentos de la apelación del régimen parten de que no se han roto las relaciones con el Reino Unido y existe una dualidad de representación diplomática debido a que la manifestación de reconocimiento de Guaidó no ha sido clara. Sobre estos dos argumentos radicará la decisión de la Corte sobre quién tiene la autoridad sobre el oro depositado en el Banco de Inglaterra.

Lo interesante está en que la Corte de apelaciones cuestiona dos doctrinas internacionales, lo cual está fuera de su competencia y jurisdicción, al poner en duda la decisión del Foreing Office en su decisión de reconocer a Juan Guaidó como encargado de la presidencia. Y esto es un acto soberano correspondiente al poder ejecutivo, como es el reconocimiento de Gobierno.

El 4 de febrero de 2019, el entonces Secretario de Asuntos Exteriores británico emitió una declaración en la que reconocía a Guaidó como “presidente interino” hasta que se puedan realizar elecciones creíbles”. La Corte de apelaciones argumenta que la declaración del entonces ministro británico de Relaciones Exteriores de reconocer a Guaidó fue ambigua y era necesario aclarar. Si las autoridades británicas en realidad le otorgaron algún poder al opositor eso representa un desafío a las doctrinas internacionales en materia de reconocimiento de gobierno. La doctrina establece que el reconocimiento es un acto unilateral y discrecional de voluntad de un gobierno, mediante el cual se reconoce al gobierno de un Estado, que ejerza o no el poder efectivo en el territorio del otro Estado y tenga la condición de representante legítimo (jurídico) ante el gobierno que lo reconoce. La primera de las doctrinas sobre reconocimiento de gobierno fue promulgada por Thomas Jefferson como secretario de Estado en 1792, cuando declara que “cualquier nación puede gobernarse en la forma que le plazca, y cambiar esa forma a su propia voluntad”. A continuación siguieron la Doctrina Tobar, Wilson, Estrada y Betancourt concluyendo con la Carta Democrática Interamericana. En consecuencia, es prerrogativa de la corona inglesa emitir declaraciones de reconocimiento (de un jefe de Estado) a través del gobierno de Su Majestad. El mismo se puede llevar a cabo de forma expresa (declaración escrita o verbal) o tácita, lo cual desvirtúa el primero de los argumentos de la Corte de Apelación; es decir, una vez que el gobierno inglés  reconoció al Sr. Guaidó como presidente encargado, los tribunales y el Ejecutivo deben hablar con “una sola voz”. Los tribunales internos no tienen la facultad de revocar la declaración del gobierno ni por ningún motivo adoptar una opinión contraria.

El segundo desafío de la Corte de Apelaciones es la “doctrina de una sola voz” como lo es “La Unidad del Tesoro”, que son doctrinas aceptadas por todos los Estados desde la época del absolutismo. Los tribunales ingleses deben aceptar que “El poder judicial en materia internacional tiene que hablar con una sola voz”. Los tribunales no pueden examinar el comportamiento del gobierno de Su Majestad ni antes ni después de pronunciarse. Según las leyes del common law, de acuerdo a la doctrina de “Una sola voz”, los tribunales deben aceptar que una vez que el gobierno inglés reconoció al Sr. Guaidó como presidente interino, deben aceptar la referida decisión al no tener facultades para examinar ni antes ni después de pronunciarse en lo que respecta a la política exterior, por lo que la estrategia del régimen de confrontar el poder Ejecutivo con el Judicial, difícilmente prospere en un Estado de Derecho como el británico.

Tags
Mostrar más

J. Gerson Revanales M

Balcón del Ciudadano. Internacionalista. Post Doctorado RR.II Embajador de Carrera por concurso

Artículos relacionados

Close
Close