Apatía en Ucrania frente a los llamados referéndums de anexión a Rusia

Comienzan referendums en Ucrania

*** “¿Para qué votar?” se preguntan los ucranianos.

José Piñeiro

Este viernes se iniciaron en las regiones de Donetsk, Lugansk, Jersón y Zaporiyia, controlados por fuerzas rusas, los referéndums convocados por el dictador Vladimir Putin para declarar la independencia y unirse a Rusia. Se estima que el proceso dure hasta el próximo martes,

Con una preparación mínima, soldados armados montando guardia y con explosiones producto de los bombardeos que se escuchan a distancia, algunos pocos grupos de sufragantes se dirigieron a los centros en unas votaciones ampliamente condenadas en Kyiv y en Occidente por considerarlas ilegítimas y parecen un intento de encubrir la anexión ilegal por parte de Moscú.

El dictador ruso Vladímir Putin dijo que Rusia planea reclamar los territorios una vez terminen las formalidades de la votación amenazando hasta con armas nucleares. En Kyiv, las autoridades han dicho que las votaciones no tendrán ningún efecto en la situación sobre el terreno ni en la actual contraofensiva del ejército ucraniano. “No hay ningún referéndum. Se trata de un ejercicio de propaganda al que están llamando referéndum”, declaró Mijailo Podoliak, consejero del presidente ucraniano Volodímir Zelenski, en una entrevista. “No significa nada. Será un montaje en el que habrá cámaras de televisión rusas”.

Algunos medios han hablado con varias personas en la ciudad ocupada de Jersón a través de aplicaciones de mensajería segura y todas ellas han señalado la falta de actividad sobre el terreno. “No conozco a nadie que piense ir este fin de semana a votar. Estoy en contra de la anexión, pero ¿para qué molestarse en votar? Todo está ya decidido por nosotros. Estoy seguro de que contarán los votos como les plazca. Todo es inútil”, dice Svitlana, que se describe a sí misma como una madre apolítica que se queda en casa.

La rapidez con la que se ha organizado la votación parece haber impedido a las autoridades de ocupación lanzar una campaña para fomentar la participación y presionar a la gente para que vote. “No he visto ninguna campaña, ni carteles electorales y no tengo información sobre dónde debe votar la gente. Hay un rumor de que van a ir de puerta en puerta, pero no lo sé”, dice otro residente de Jersón que no quiere revelar su identidad.

La misma persona describe un ambiente cada vez más tenso en las últimas semanas en la ciudad, especialmente desde el éxito de la contraofensiva ucraniana en la región nororiental de Járkov.

Por su parte, en entrevistas para medios rusos, el vicegobernador designado por Moscú para la región ocupada de Jersón dijo que hay 198 mesas electorales abiertas en la región.

“Nuestro futuro forma parte de un solo país, grande y unido”, dice Kirill Stremousov. Un vídeo procedente de Donetsk muestra supuestamente “comisiones electorales móviles” que van casa por casa atrayendo al electorado con altavoces y pidiendo a la gente que salga a votar. Stremousov ha afirmado falsamente que la votación cumple todas las normas electorales internacionales.